A mitad de camino






Este lugar pretende ser "una bocanada de aire fresco" para todo aquel que se acerque y participe. Un lugar de encuentro, donde se carguen las pilas con energía positiva.

Donde nos ayude a ver las cosas de otra manera, y por ende, nos haga disfrutar de la vida, nuestro mayor don.
Un sitio que te permita contactar con la naturaleza.

Trabajar los pensamientos, mejorar las emociones, disfrutar de sensaciones.... para conseguir ser feliz.

Ser positivo siempre pretende pues, dar "esa mano amiga" que en alguna ocasión todos necesitamos.







jueves, 25 de noviembre de 2010

SANANDO HERIDAS



Mohamed, Ali y Karfún eran 3 niños de Arabia Saudí, de 10, 9 y 8 años que jugando en el desierto arábigo descubrieron una lámpara semejante a la de los cuentos de hadas.

La frotaron y con asombro vieron aparecer al genio de la lámpara. El genio se hizo daño al salir de su morada, ya que llevaba allí muchos años y salió de una forma impetuosa. Se daño la muñeca saliéndole sangre, que manaba sin parar.

Os concedo un deseo a cada uno, dijo el genio, pero tienen que ser relacionados con la sangre, ya que estoy sangrando y no se cómo sanar mi herida.

Yo quiero convertirme en glóbulo rojo, dijo Mohamed. Yo en glóbulo blanco, dijo Alí, y yo en plaqueta respondió Karfún, y que nos meta a los 3 en su torrente de sangre.

¡Y así fue ¡ El mago, sorprendido, los empequeñeció, tanto, tanto, que pudieron entrar en su sangre, y a través de una autopistas llamadas arterias y venas, recorrieron todo su cuerpo, de arriba a bajo, de izquierda a derecha, montados en vehículos especiales, llamados glóbulos, e iban como en una montaña rusa, llegando a todos los lugares del cuerpo del genio.

Karfún, el primero en actuar, convertido en plaqueta, se unió a otros elementos como él y viajando a través de la arteria, pronto llegó a la muñeca, donde se había producido la herida el genio. Allí, todas las plaquetas se pusieron a trabajar, incluido Karfún, y taponaron la herida con un coágulo de sangre, que evitó que el líquido vital saliese más al exterior.

Mientras, Mohamed iba montado en su vehículo rojizo, redondo y potente, que llevaba impresa la matrícula: glóbulo rojo o eritrocito, aunque atrás del mismo también indicaba hematíe. Llevaba como pasajero a una molécula que ponía CO2, anhídrido carbónico, que no entendía muy bien para que era, hasta que por la circulación sanguínea llegó al pulmón, donde fue expelido al exterior. Por unos instantes, su vehículo quedó sin carga, pero inmediatamente se montó un pasajero, con la matricula O2, oxígeno.

Mohamed disfrutaba con el viaje, y su carro se dirigió a unas células ubicadas junto a la herida, donde se depositó el O2. Era lo que necesitaban esas células para recuperarse, entendió.

A Alí, por su parte, le tocó vivir una experiencia más bélica. Montado en su vehículo blanco, llamado glóbulo blanco por delante y monocito por detrás, circulaba por el río de la sangre cerca de la herida cuando encontraron unos seres minúsculos llamados bacterias, que habían entrado desde el exterior a través de la herida abierta en la muñeca del genio.

Al llegar, se produjo un fuerte combate o batalla con espadas, arcos y flechas entre los glóbulos blancos y las bacterias, tanto es así, que Ali pasó hasta miedo dado la fiereza de la batalla. Estaba claro que alguien iba a ganar, y la temperatura empezó a subir por momentos, alcanzando los 40º de fiebre. Pronto, las bacterias perdieron el combate.

Los 3 amigos, Karfún, Mohamed y Alí, habían disfrutado la experiencia, de su viaje maravilloso y original a través del torrente sanguíneo del genio, y le habían sanado.

Éste, los sacó de su interior, los devolvió a su tamaño natural, y agradeciéndoles el favor, les colmó de tesoros; les ofreció lo que se habían ganado para siempre, serenidad, felicidad y estabilidad, para el resto de sus vidas.

Jabo
( dedicado a Javier Noya)

25 comentarios:

luzysolyluna dijo...

hOLA. Muy bueno el cuento para explicar como funciona la sangre, y una parabola, de a veces el mas humilde tiene el mismo poder que un rico, para sanar a quien sea, se lo que sea, sea el planeta, una persona, un animal. El verdadaro amor, la valentía, y un pequeño sacrificio a veces. Y la mejor recompensa es esa, la serenidad y lo demas, el dinero no lo es todo, aunque en el mundo para sobrevivir hace falta, al menos un minimo.
un abraqzo.

Eduardo dijo...

Hola Jabo.

Llevaba unos días muy bajo anímicamente y a partir de buscar en google "en positivo", para ver si había algún lugar en la red que me pudiera ayudar a levantarme el ánimo, he llegado a este blog. Tal y como dices en el encabezamiento, ha sido "una bocanada de aire fresco" para mí y para mi mente. Como por arte de magia se han esfumado todos mis pensamientos negativos y han fluido los positivos. Ahora me siento magníficamente bien y con unas ganas enormes de vivir.

Podría poner aquí palabras ampulosas para halagar el blog, pero creo que el mejor halago que puedo hacer es lo expuesto en el párrafo anterior. Desde ya cuentas con un lector más de este estupendo blog.

Un abrazo a a ti a todos los "comentaristas" y lectores de este blog.

Eduardo

Ibso dijo...

Un cuento muy didáctico y biológico. Me ha gustado mucho y sería una buena narración para explicar a los niños.

Después de esta aventura, los niños del cuento seguro que de mayores querrán ser médicos, jaja.

Un abrazo amigo, Ibso.

Graciela dijo...

Hola Jabo!

Se me ocurre, solo los niños pueden ofrecerse para semejante proceso :)

Besos!

Mabel dijo...

Hola Jabo
Bellísimo relato de esa pureza, autenticidad y frescura que tienen los niños.
Además me quería dirigir a Eduardo, tu nuevo seguidor. Decirle que es muy afortunado que halla llegado hasta aquí, porque aparte de haber encontrado a Jabo y a este blog tan cálido y tan positivo, encontrarás a todos sus amigos seguidores que compartimos los mismos pensamientos positivos y sería hermoso Eduardo, que tu también fueras parte de ésto, que tengas tu propio blog, que es muy terapéutico, y te expreses y cuentes cosas y verás cuantos nuevos amigos cosecharás y ya no podrás prescindir de ellos, formarán parte de tu vida,anímate! no te arrepentirás.
Jabo, es imposible no pasar aunque sea un momento por tu blog.
Gracias!!
Un gran abrazo y mi saludo a Eduardo.

Ambar dijo...

Hola Jabo,muy buena historia,o cuento,no interesa el título lo que sí interesa es que habla "del dar y del recibir".
Quisiera decirle algo a Eduardo con tu permiso.
Eduardo hola,en la vida siempre las cosas suceden "para"algo,eso debería ver usted,y "sentir" que todo sucede para alguna sabia y justa razón.
Que tengan el mejor día!!!
Besos.
Ambar...

Eduardo dijo...

Hola Mabel,

Hoy que ando con un poco más de tiempo que lo habitual he estado ojeando este blog y algunos de los otros blogs que aparecen a la izquierda, ¡¡¡imposible leerme todos, de la cantidad de ellos que hay!!! pero cada cual a su manera son realmente encantadores y reconfortantes.

Lo de crearme mi propio blog, pues no lo sé... no soy muy artista en estas lides y además no dispongo de mucho tiempo para dedicarle, casi no lo tengo para leer todo lo que hay por aquí. No obstante me lo pensaré, porque seguramente tengas razón y sea muy terapéutico expresarse en un blog, en positivo naturalmente.

Un abrazo,

Eduardo

Jabo dijo...

Lucía: me alegra que te guste el cuento que "he parido". A veces uno escribe, y tiene dudas de si se entenderá, de si gustará, etc.

Ibso: me salió mi vena de biólogo y mi afición pedagógica. Me hace ilusión que me digas que valdría para expliarselo a los niños. Gracias.

Graciela: si, los niños son especiales para muchas cosas.

Mabel y Ambar: gracias por vuestras palabras y comentarios tan positivos hacia Eduardo. os los agradezco de veras.

Abrazos a todos. Jabo

Jabo dijo...

Eduardo, tu comentario en este post:
"Llevaba unos días muy bajo anímicamente y a partir de buscar en google "en positivo", para ver si había algún lugar en la red que me pudiera ayudar a levantarme el ánimo, he llegado a este blog. Tal y como dices en el encabezamiento, ha sido "una bocanada de aire fresco" para mí y para mi mente. Como por arte de magia se han esfumado todos mis pensamientos negativos y han fluido los positivos. Ahora me siento magníficamente bien y con unas ganas enormes de vivir."...

simplemente me ha emocionado... Quiero que sepas que cosas como esta son las que a uno le animan a seguir, a escribir, a tirar del carro de sepositivosiempre, para conseguir los objetivos marcados en su portada.
Además, ya ves que gente ahi aquí... es maravillosa. Por eso te ruego leas, bucees en este blog y en los blogs amigos que ahí tienes.
Y además te invito personalmente a que te hagas seguidor del blog.Aqui nos unimos gente maja y positiva.
Un abrazo virtual, pero que quiero que lo sientas. Jabo

Carmen Rosa dijo...

Jabo me encantó la forma tan hermosa como has descrito este proceso, entiendo perfectamente tu sentir al escribirlo y a quien se lo dedicaste debe estar muy feliz por eso.
Me quedo con la parte que me pareció la mas importante : "... agradeciéndoles el favor, les colmó de tesoros; les ofreció lo que se habían ganado para siempre, serenidad, felicidad y estabilidad, para el resto de sus vidas".
Un fuerte abrazo

Carmen Rosa dijo...

Con tu permiso Jabo esta nota va para Eduardo.

Realmente todo el empeño de Jabo por mantener este espacio, creo que se ve recompenzado en recibir testimonios como el tuyo Eduardo. No imaginas la satisfacción que produce el poder leer tus palabras "Ahora me siento magníficamente bien y con unas ganas enormes de vivir"
Sólo eso, tiene un valor enorme.
Te felicito Jabo por crear esa luz de ayuda y a Eduardo por percibirla.
Un abrazo a los dos.

fiaris dijo...

Hermoso cuento amigo Jabo,abrazo.

Mamen dijo...

Jabo, no tengas ninguna duda de tu enorme valía como escritor. Este cuento que tan magníficamente has escrito nos da dos grandes lecciones de vida:
1) Que la generosidad desinteresada tarde o temprano tiene su recompensa.
2) Que la mejor recompensa no son bienes materiales ni perecederos, sino valores interiores que nos enriquecerán por siempre.
Definitivamente nos has obsequiado con una verdadera y positiva enseñanza narrada de un modo tan sencillo como bonito y ameno.

Todo mi ánimo y mi apoyo para Eduardo.

Mil besos y un gran abrazo para ti.

gaviota dijo...

ve ami blog del perfume y llevate unos obsequios po rmi cumpleaños besitos gaviota

Yemaya dijo...

Me encantan estos cuentos en donde sacamos reflexiones, donde nos hacen sentir que podemos aprender de ellos y mejorar en nuestra vida diaria.
Me gusta tu cuento y tu blog.
Besos y susurros dulces

Jabo dijo...

Carmen Rosa: muchas gracais por entender tan bien el mensaje del cuento, asi como por tu nota a Eduardo.

Fiaris: me alegra que te guste el cuento.

Mamen:muchas gracias, de corazón por tus bonitas palabras, y por aprender tanto del cuento.

Gaviota: felicidades.

Yemaya: a mi me gustan mucho, porque con pocas frases se encierran bonitos y profundos mensajes.

Abrazos a todos. Jabo

Eduardo dijo...

Bueno, muchas gracias a todas y todos por vuestras palabras de apoyo y bienvenida. La verdad que, como dice Mabel, me siento muy afortunado de haber encontrado este espacio de "sé positivo siempre" del que, desde ayer, me he convertido en un fiel seguidor. Además ha sido la puerta de entrada a otros muchos blogs a los que también voy a seguir fielmente porque entre todos me han hecho mucho bien y estoy convencido de que me mantendrán en este estado si sigo visitándolos. Creo que a veces doy demasiada importancia a cosas que realmente no lo son, algo que estoy dispuesto a corregir desde ya. Me gusta mucho la naturaleza, tenemos un perro maravilloso con el que nos gusta ir a sitios naturales y donde pasamos los mejores momentos. Oir el ruido que hacen los árboles cuando les balancea el viento, escuchar a los pájaros, pisar las hojas secas caídas, mantener una conversación tranquila con mi pareja... cada día que pasa valoro más esos maravillosos e incomparables momentos.

Quiero daros las gracias, de manera sincera, a todas las personas que mantenéis vivos los blogs, sé que no es fácil, que hay que ponerle muchas ganas, empeño y dedicación, pero creedme que a mí personalmente me higienizan la mente y eso no tiene precio.

Gracias Jabo por tus palabras, siento ese abrazo cálido que me mandas y que yo te devuelvo a ti con la misma calidez.

Un abrazo a todas y todos,

Eduardo

MariluzGH dijo...

Con cuanta sabiduría nos has hecho viajar por nuestro 'río sanguíneo'... tiene razón Graciela, sólo los niños son capaces de semejante generosidad y por lo que veo tú eres un niño grande (en el mejor de los sentidos) :)

abrazos y feliz finde

Javier Martinez V. dijo...

Un cuento bastante educativo que encierra un mensaje facil de transmitir a los demás: "Unidos podemos sanar cualquier herida".

Un gran abrazo.

Ángeles dijo...

"No somos lo que tengamos, somos lo que damos;lo que damos es lo que recibimos;y lo que recibimos constituye todo lo que somos".
Gracias por todo lo que aportas desinteresadamente.
Un saludo cordial.

Soñadora dijo...

Jabo cuanta creatividad has puesto en este cuento, me ha gustado mucho y lo mejor de todo los regalos que les concedió el genio!
Besitos y que tengas un feliz fin de semana!

ISA dijo...

Has echo un buen cuento,como no podía ser menos viniendo de ti,por un momento hasta sentia que en uno de esos vehículos iba yo también jjajaja, como nos gustan las historias, cuentos, que enseñan, ¿verdad?ojala se pudieran sanar todas las heridas así,me ha gustado! un beso.
ISA

rimes dijo...

Gracias por compartirnos tan lindo blog!!!

Edurne dijo...

Con su permiso, caballero, me gustaría llevar este cuentito a mi clase, para trabajarlo con mis chavales.
Me ha encantado, y se pueden trabajar muchas cosas con él.
Usted me dirá!
;)
Un abrazote!

Jabo dijo...

Muchas gracias Eduardo; Mariluz; Javier Martinez; Angeles; Soñadora; Isa; Rimes y Edurne por vuestras palabras,que no hacen sino animarme a escribir más.

Edurne: me haría muchísima ilusión que pudieses utilizar con tus chicos este cuento. Si consideras que es didáctico y te puede servir... adelante!, solo me debes un abrazo y un txacolí ( vino blanco del pais vasco) el día que nos conozcamos. Ya me contarás como te fue.

Abrazos a todos. Jabo