A mitad de camino






Este lugar pretende ser "una bocanada de aire fresco" para todo aquel que se acerque y participe. Un lugar de encuentro, donde se carguen las pilas con energía positiva.

Donde nos ayude a ver las cosas de otra manera, y por ende, nos haga disfrutar de la vida, nuestro mayor don.
Un sitio que te permita contactar con la naturaleza.

Trabajar los pensamientos, mejorar las emociones, disfrutar de sensaciones.... para conseguir ser feliz.

Ser positivo siempre pretende pues, dar "esa mano amiga" que en alguna ocasión todos necesitamos.







miércoles, 17 de noviembre de 2010

Ojo con las Críticas



Un hombre que tenía un grave problema de miopía se consideraba un experto en evaluación de arte. Un día visitó un museo con algunos amigos. Se le olvidaron los lentes en su casa y no podía ver los cuadros con claridad, pero eso no lo detuvo de ventilar sus fuertes opiniones.


Tan pronto entraron a la galería, comenzó a criticar las diferentes pinturas. Al detenerse ante lo que pensaba era un retrato de cuerpo entero, empezó a criticarlo. Con aire de superioridad dijo: "El marco es completamente inadecuado para el cuadro. El hombre está vestido en una forma muy ordinaria y andrajosa. En realidad, el artista cometió un error imperdonable al seleccionar un sujeto tan vulgar y sucio para su retrato. Es una falta de respeto".


El hombre siguió su parloteo sin parar hasta que su esposa logró llegar hasta él entre la multitud y lo apartó discretamente para decirle en voz baja: "Querido, estás mirando un espejo".

Muchas veces nuestras propias faltas, las cuales tardamos en reconocer y admitir, parecen muy grandes cuando las vemos en los demás. Debemos mirarnos en el espejo más a menudo, observar bien para detectarlas, y tener el valor de corregirlas; es más fácil negarlas que reconocerlas.


Es necesario hacer a un lado el orgullo pues solo con humildad
podremos ver nuestros defectos y corregirlos.

Sólo así estaremos trabajando día a día en el crecimiento personal.

Cada uno sabe y siente donde le aprieta el zapato.

Jabo
Foto: caimán en parque nacional de Tortuguero ( Costa Rica), en verano de 2009.

18 comentarios:

luzysolyluna dijo...

JABO: me ha encantado. Muy buena parabola y Cierta. Como la de la paja en el ojo. Es verdad. Por eso se valoran los buenos amigos, porque te dicen tus fallos con cariño, y para que mejores, no para herirte y tambien las virtudes. La familia tambien. Coje mi regalo
Un biquiño

arkaitz dijo...

Hola Jabo!...
Es una realidad muy grande la que describes aquí con ese ejemplo sobre la necesidad de mirarnos mucho al espejo, pero no para ver si vamos bien peinados, sino para vernos bien por dentro. Antes de criticar, debemos saber quienes y como somos nosotros. Es algo fundamental.
Abrazos Jabo

Graciela dijo...

Hola Jabo! excelente :)
A veces sucede que ciertas formas de algunas personas nos molestan, pienso que están dentro de uno y es como estar frente a un espejo que nos devuelve lo que nos gusta de nosotros.

Abrazos!

Abuela Ciber dijo...

Buenisimo, buenisimo, cuantos andan con el espejo delante como parte de su indumentria diaria!!!!!!!!!!!

Cariños

María dijo...

La humildad en las personas es una gran cualidad, dejando de lado el orgullo.

Un beso.

Airama dijo...

Buena lección.
A veces, no aprendemos si no nos equivocamos.
Un abrazo

Ricard dijo...

Hola Jabo, que buena la historia!!
Podemos criticar lo que nos parezca mal, siempre y cuando el respeto y la diplomacia esten presentes.
Gracias por tus historias y por enseñarnos algo tan escaso en este mundo como es el respeto hacia los demas.
Abrazos, amigo
Ricard

Ángeles dijo...

Hoy sí que pusiste el dedo en la llaga!!
Gracias.
Un saludo.

Cecy dijo...

Muchas veces se niega lo que cuesta ver o duele, entonces eso malo se proyecta hacia fuera. Es cierto que hay que mirar mas al espejo para ver nuestros propios defectos y hacer el camino para modificarlo, pero tambien es cierto que hay que intentar ser tolerante con el que no puede y le lleva mas tiempo.

Un beso.

Carmen Rosa dijo...

Que importante es pensar antes de hablar. Hay que ser muy cautos antes de expresar nuestras opiniones pues no sabemos a quien podemos herir con nuestras críticas. Hace mucho estoy empeñada en no juzgar, pero aún necesito seguir perfeccionándome en ello. Excelente tu entrada Jabo.
Un fuerte abrazo.

Mabel dijo...

Hola Jabo
Siempre pasa como el refrán..vemos la paja en el ojo ajeno, y no vemos la viga en el nuestro.
Pero a veces lo que criticamos, es lo que molesta en nosotros.
El texto es genial!.
Un gran abrazo

Mamen dijo...

Como muy bien dice Mabel... ¡Cuántas veces vemos la mota de polvo en el ojo ajeno sin detenernos a mirar la viga en el nuestro!

Jabo, es un relato magnífico, que invita a que nos paremos a pensar en quien nos ha otorgado el derecho a convertirnos en jueces de los demás y a señalarlos con nuestro dedo acusador.
Ya alguien dijo en su día: "No juzgues y no serás juzgado"
Y también: "Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra"

Ya veremos si algún día conseguimos aprenderlo...

¡Mil besos y un abrazo enorme!

Steki dijo...

Buena enseñanza Jabo, me gustó mucho.
Te dejo un beso y feliz finde.

Jabo dijo...

He estado unos días trabajando en otra Comunidad, en Asturias, y no he podido atender el blog. Tampoco he podido entrar en vuestros blogs. Pero espero ponerme al día pronto.
Muchas gracias por vuestros comentarios, Lucia, Arkaitz, Graciela, Abuela ciber, Maria, Airama, Ricard, Angeles, Cecy, Carmen Rosa, Mabel, Mamen y Steki.
Abrazos a todos. Jabo

Soñadora dijo...

Excelente historia! Cuando se trata de ver los defectos del resto somos los "mejores" críticos.
Gracias.
Besitos,

luzysolyluna dijo...

Hola: HOY ES EL DIA INTERNACIONAL DEL HOMBRE, PASO A FELICITARTE.

un abrazo.

Edurne dijo...

Esto es lo de la paja e el ojo ajeno y la viga en el nuestro...

Qué verdad! Y además qué fácilmente nos lanzamos a criticar sin saber, sin calibrar, sin pensar...
Somos unos irresponsables, unos orgullosos, soberbios, qué sé yo!
Humildad, eso es lo que nos falta!

Un abrazote!
;)

canela78 dijo...

Muy bueno,nos aplicamos el cuento,q es muy facil ver lo del vecino,soberano.Me parece q mas de uno nos a pasado alguna vez y casi siempre las palabras pesan tanto.