A mitad de camino






Este lugar pretende ser "una bocanada de aire fresco" para todo aquel que se acerque y participe. Un lugar de encuentro, donde se carguen las pilas con energía positiva.

Donde nos ayude a ver las cosas de otra manera, y por ende, nos haga disfrutar de la vida, nuestro mayor don.
Un sitio que te permita contactar con la naturaleza.

Trabajar los pensamientos, mejorar las emociones, disfrutar de sensaciones.... para conseguir ser feliz.

Ser positivo siempre pretende pues, dar "esa mano amiga" que en alguna ocasión todos necesitamos.







domingo, 25 de marzo de 2012

Con el Pensamiento, se alargan las cosas.


Circula por la red un cuento (no se el autor), que me viene perfecto para la idea que quiero transmitir.

Dos monjes iban caminando por el campo al atardecer; mientras caminaban, oraban y reflexionaban. Un poco antes de acercarse a un río que tenían que cruzar, el cual no tenía puente para hacerlo, se les acercó una mujer muy guapa, pidiéndoles que le ayudaran a cruzar el río.

         Uno de ellos inmediatamente dijo que sí, mientras el otro lo veía con mirada de desaprobación. El que se apuntó para ayudar a la bella mujer la subió en sus hombros y terminado el río la bajó de sus hombros, la mujer quedó muy agradecida con ese monje. Los monjes siguieron su camino y el que no aprobó la decisión empezó a reclamarle al monje que ayudó a la mujer a cruzar el río acerca de su comportamiento: "¿Por qué subiste a esa mujer a tus hombros?, ¿no sabes que en el convento nos tienen prohibido mantener contacto con mujeres?

         El monje que había ayudado a la mujer no respondía a las preguntas del otro monje. Siguieron su camino y el monje insistía en sus preguntas, a lo que el otro monje no respondía.  Poco antes de llegar al convento, el monje le volvió a cuestionar acerca de lo que había hecho y por fin el monje respondió:

"Hace más de cuatro horas que esta mujer ya no está cerca de mi cabeza, pero sigue en la tuya. ¿Qué ganas con hacerte daño al tener en tu mente cosas del pasado?, ¿qué ganas con tener en tu mente cosas que a ti no te afectan?".

Jabo ( dedicado a mi hermana)
Siempre la conciencia tranquila, y hacer lo que cada uno cree que hay que hacer. Ser consecuentes.



37 comentarios:

Marina dijo...

Mi querido Capitán. Tu cuento es tan real que asusta. Yo creo que debemos hacer las cosas porque sintamos que tenemos que hacerlas, no porque nos lo prohíban o nos lo aplaudan. La conciencia de cada uno será la que guíe nuestros pasos...el problema es cuando las personas no escuchan a sus conciencias...

¿Todo sigue bien? Besos saludables.

Nieves forcada dijo...

Muchas gracias Jabo,es precioso lo voy a leer más veces seguro,me encanta decir en tu blog que me hace sentir muy bien tener un hermano como tú,si supiera cómo se hace,te mandaría junto a este mensaje una canción muy bonita de Jorge Drexler que se titula:"me haces bien",si tú puedes escucharla yo te la dedico.Un besazo

Carlos Alberto dijo...

Hola Jabo! gracias amigo; el cuento es para meditarlo y nos sirve de gran ejemplo para en nuestra vida...
La conciencia es nuestra voz interior". Seamos consecuentes de nuestros actos.

Un abrazo grato leerte;)

Jabo dijo...

Hola Marina: lo que sale de dentro es lo que cuenta, lo principal. Como dices, hagamos las cosas porque sintamos que debemos hacerlas.

Hola hermanita: estoy orgulloso de ti. No cambies nunca.

Hola Carlos Alberto: gracias por tus palabras " la conciencia es nuestra voz interior".

Abrazos a todos. Jabo

Carmen Rosa dijo...

Hola JABO
Cuan cierto es lo que sucede en este cuento. Muchas veces quedamos presos de nuestros pensamientos que ya forman parte del pasado, que no solucionan nada y solo se convierten en una carga pesada. Pues a tomar consciencia de ello y hacer lo posible para evitarlo.
Muy aleccionador leerte.
Un abrazo.

mj dijo...

Gran enseñanza. Todo ocurre en la mente, no hay causas. La humildad no sabe, no da crédito al pasado ni se queja del presente.

Siempre es un placer poder leerte.
Un saludo Jabo y que la aventura maritima te conforte, abrazos.

luzysolyluna dijo...

Hola Jabo, bonita historia y buen ejemplo. No importa las acciones, si no digamos la meante impura o pura que le pongamos. Este hombre no cruzo a la mujer por ser mujer, ni penso nada malo, simplemente ayudo a alguien que lo necesitaba, fuera hombre, mujer, animal o planta. El otro no actuo porque actua más con reglas y su mente si pensaba de otra forma.
Muy sabia la enseñanza.
Haz el bien y no mires a quien.
Un abrazo.

uxue dijo...

Hola Jabo

He escuchado ese cuento en más de una ocasión de la voz de Jorge Bucay en "Déjame que te cuente", aunque no sé si es suyo.

A veces nos preocupamos tanto por las cosas superfúas, por lo que nos dictan las normas que dejamos a un lado lo que de veras merece la pena impidiéndonos crecer como personas.

Una gran moraleja que nos da qué pensar.

Precioso cuento Jabo, me ha gustado mucho recordarlo de nuevo, gracias.

Un abrazo

MIGUEL ANGEL dijo...

Es un cuento lleno de sabiduría. Es curioso pero a veces he pensado en eso mil veces. Cuando presto mi ayuda a alguien o realizo algo sin intención de recibir nada a cambio, siempre hay alguien que nos critica por hacer una buena acción.
Ahora comprendo el mensaje de tu historia. Gracias amigo por todo.

Myriam dijo...

¿Excelente! cada uno fiel a si mismo, a los dictados de su conciencia.

El otro monje además cargaba con unas cuantas cosas de mñas, que le hacían tanto ruido, que no podía escuchar la suya...

Besos, Jabo

Irene dijo...

Me siento muy identificada con este cuento.
Hay ideas que se repiten en la cabeza, sin ninguna vocación de desaparecer.
Crea un estado de obssesión y de pensamiento compulsivo que agota las energías.
Un abrazo.

Yayi dijo...

Hola. Soy Yayi.
¡Hermoso mensaje!
Me gustan los cuentos de los que se aprende algo. Ej.:me gusta cuentos para pensar, déjame que te cuente... de Jorge Bucay y tantos otros que pueblan mi biblioteca.
Dí con tu blog por casualidad. Me alegro.
Feliz día.

Mucha de la Torre dijo...

Tenes razon pero no todos podemos vivr solo del hoy a veces llevamos el pasado a cuestas

Clara dijo...

Muy bueno Jabo, me encantó. No sólo a tu hermana le vendrá bien sino a todos los que leamos y comprendamos esta historia, incluso a ti mismo. Los seres humanos tenemos la manía de escarbar el pasado y traer culpas al presente. Lo cual no sirve más que para ponernos mal. Lo positivo es ubicarnos en el presente y tratar de ser cada día mejores personas. El pasado no se puede cambiar, pero el presente sí se puede mejorar.
Una alegría visitarte nuevamente, afectuosos saludos.

MUCHAS GRACIAS TOTAL

Jabo dijo...

Hola Carmen Rosa: los pensamientos negativos es mejor soltarlos, porque de que sirve llevarlos a cuestas?

Hola mj: todo ocurre en nuestra mente. Dejemos entrar en ella solo los pensamientos positivos.

Hola Lucía: a mi también me enseña mucho este cuento.

Hola Uxue: no sabía de quien es el cuento. Si puedes ,me confirmas que es de Bucay, para ponerlo.

Hola Miguel Ángel: no podemos hacer nada respecto a que hay y habrá personas envidiosas que nos criticarán. Lo que si podemos hacer es no darle importancia.

Abrazos a todos. Jabo

Jabo dijo...

Hola Myriam: siempre fiel a uno mismo.

Hola Irene: y es muy importante no obsesionarse, y menos con pensamientos negativos. A sacarlos fuera!

Hola Yayi: bienvenida: a mi también me encantan los cuentos de los que se aprende mucho. Tienes una categoría del blog dedicada a los cuentos. Pasaré a visitarte.

Hola Mucha de la Torre: si hay un pasado duro, al menos hagamos mejor el presente.

Hola Clara: que alegría verte por aquí. Que tal va el señorito? jeje. dale recuerdos de mi parte.

Abrazos a todos. Jabo

Fiaris dijo...

Un cuento para reflexionar amigo Jabo,si señor!!!!
Abrazo fraterno.

Adriana Alba dijo...

Me encantò Jabo...un cuento para que reflexionemos, somos nuestro pasado, pero vivir anclados a èl en ocasiones nos detiene.

Un cariñoso abrazo amigo.

Mandalas, Espacio Abierto dijo...

Hola, Jabo

Conocía el cuento, aunque tampoco se quién es su autor.

Vivir el presente, abriéndonos a nuevas experiencias sin tener que cargar con el pasado. La teoría es sencilla, cuesta más la práctica, pero se puede conseguir.

Gracias por recordarnos el poder y la energía que perdemos cuando estamos centrados en aquello que no tiene sentido o importancia.

Besotes.

Abuela Ciber dijo...

Como siempre un lijo visitarte.
Tienes razon y además cuanto tiempo se pierde en esos pensamientos y reiteraciones, perdiendose los buenos momentos del diario vivir.

Cariños y buen domingo

Asun dijo...

Lo que nos cuesta a veces soltar lo que nos hace daño, aunque sepamos que no nos conviene.

"Hacer lo que cada uno cree que debe hacer". Estamos tan condicionados por todos los "deberías" que nos han ido metiendo en la cabeza desde bien pequeños que nos cuesta dejarlos de lado y actuar únicamente según nuestra conciencia.

Besos

Jabo dijo...

Hola Fiaris: es muy profundo el mensaje que aporta.

Hola Adriana, dejemos atrás el pasado.

Hola Maria Eugenia, vivamos el presente a tope, sin cargar con el pasado.

Hola abuela ciber, gracias por sus palabras.

Hola Asun, hacer lo que cada uno cree que hay que hacer, sin deberías.

Abrazo a todos. Jabo

aries dijo...

Algo que viene bien para la reflexión sobre uno mismo, siempre urgando en la vida de los demás teniendo la nuestra patas arriba

Gracias de nuevo por esta pincelada de atención
abrazos

Rayén dijo...

Hola Jabo:

Así es, hay que hacer aquello que nos deje tranquilos.Si nos preocupamos de lo que los demás dicen pues no haríamos nada.

Ha sido un agrado pasar por tu espacio.

Después de saludarte, quiero pedirte que cuando puedas pases por mi rinconcito de recuerdos el Premio “Tu blog me inspira” es para ti. Te espero.
Muchos abrazos y que tengas un feliz fin de semana.

Fernando dijo...

El consejo o la moraleja que nos dejas en ésta ocasión es muy bueno y para tener en mente esa historia de los monjes.
Eso sí, mi mente retorcida pensó que la historia iba a ser completamente distinta al ver el título, jajaja...si es que la cabra siempre tira al monte...jajaja...
Saludos,
JOker

Javier F. Noya dijo...

El absurdo de algunas prohibiciones alimentan los reflujos inútiles, tal cual. Perdemos más tiempo elaborando juicios de valor que valorando los hechos, pero parece una condena de nuestro ser racional y por ende conciente de sus miedos. Gran Abrazo.

mirandoelmar55 dijo...

Jabo que bonito ,nunca lo había escuchado,pero es tan real como la vida misma....... muchas veces nos preocupamos de cosas que no nos incunben,y el pasado por supusto es eso ,pasado. un abrazo.

menchu_

Maria Jesus Blanco dijo...

El monje que desaprueba la acción de su compañero se deja llevar por sus prejuicios. El monje que ayuda a la mujer no habría podido hacerlo si se hubiera parado a pensar que para hacerlo "tiene que mantener contacto con ella". El amor es limpio y no tiene prejuicios inventados por los humanos, simplemente se hace lo que es necesario para hacer el bien,; me parece un cuento muy aleccionador. Muchas personas no hacen lo que les gustaría sólo porque está mal visto... muy a menudo desaprobamos cosas que habría que aplaudir, por eso hay que pararse a pensar antes de hacer alguna cosa, si estamos dispuestos ha hacerla aceptando las críticas o desaprobaciones.

Un abrazo Jabo y que tengas una bonita semana.

Cuchu.

Jabo dijo...

Hola Aries: gracias por tus palabras.

Hola rayen: me alegra que ta haya gustado. Me pasaré por tu blog en cuanto saque un poco de tiempo.

Hola Fernando: esa mente retorcida... que habría pensado?


Hola Javier: como dices, "perdemos más tiempo elaborando juicios de valor que valorando los hechos".

Hola Menchu: que tal levas tu preparación del camino?

Hola Cuchu:resalto tus palabras "simplemente se hace lo que es necesario para hacer el bien".

Abrazos a todos. Jabo

salvadorpliego dijo...

Muy sabio el consejo. Gracias por compartirlo.

Saludos.

Camy dijo...

Un cuento para mantener en la memoria de cada día y además para contar...
¿Existe la conciencia? Seguro que actuando como el monje que cruza a la mujer, está tranquila.
Un beso

ISA dijo...

Yo ya conocía este cuento, como bien sabes me gustan y se aprende mucho con algunos de ellos,ademas, este que dedicas a tu hermana le hará mucho bien si lo aplica a la vez que lo lee,en tu final dejas esta frase:Siempre la conciencia tranquila, y hacer lo que cada uno cree que hay que hacer. Ser consecuentes.
Cuando hacemos lo realmente queremos y creemos nada puede ser malo. un beso.
ISA

...PARA DISFRUTAR dijo...

Jabo, esas palabras marcadas en rojo, son una verdad como una casa. A mí me viene de perlas recordarlas, me alegro por haberte visitado hoy.

Saludos

Gala dijo...

Cuanta razón tienes.
HAcer lo que a cada uno nos plazca para sentirnos bien con nosotros mismos, pero sobre todo, siendo consecuentes con nuestros principios.
De nada sirven las apariencias, la esencia de cada uno es la que es, para bien o para mal debemos actuar conforme nuestros principios.

Besitos mediterráneos.

Mariaisabel dijo...

Un cuento precioso en el cual nos mandas un mensaje que muchos nos deberíamos de aplicar.
Que suerte tiene tu hermana!
Un gran abrazo, amigo.
Mariaisabel

Jabo dijo...

Hola Salvador: gracias por pasarte.

Hola Camy: me alegra que te guste el mensaje.

Hola Isa: juegas con ventaja, sabes que pongo mensajes "encriptados".

Hola para disfrutar, todos tendríamos que recordar y aplicar esas palabras tan sabias.

Hola Gala: seamos siempre consecuentes con nosotros mismos.

Hola Maria Isabel: la suerte la tengo yo, de tener una hermana así.

Abrazos a todos. Jabo

antonio dijo...

Un cuento muy bonito y certero Jabo.

Abrazos y saludos afectuosos!