A mitad de camino






Este lugar pretende ser "una bocanada de aire fresco" para todo aquel que se acerque y participe. Un lugar de encuentro, donde se carguen las pilas con energía positiva.

Donde nos ayude a ver las cosas de otra manera, y por ende, nos haga disfrutar de la vida, nuestro mayor don.
Un sitio que te permita contactar con la naturaleza.

Trabajar los pensamientos, mejorar las emociones, disfrutar de sensaciones.... para conseguir ser feliz.

Ser positivo siempre pretende pues, dar "esa mano amiga" que en alguna ocasión todos necesitamos.







martes, 28 de febrero de 2012

Trayecto de Ida y Vuelta


Después de ver amanecer, tomé mi navío y emboqué ilusionado a la bahía pequeña situada  junto al  puerto, y de allí puse rumbo a Izaro. Seis millas me separaban de la isla. Navegué a una velocidad aproximada de 6 a 7 nudos/hora, con un viento de proa Noroeste, de fuerza 4 en la escala Beaufort. Las olas, con mar de fondo de 1,5 metros, batían la amura de babor.

Me coloco en la bañera del navío, en la popa, a barlovento, recibiendo directamente el aire fresco en la cara. La espuma mezclada con la brisa fresca rezuma y alcanza mi tez produciendo una sensación de placer. Veo la dificultad de la navegación, dudo un instante y decido continuar.

Cierro los ojos y la boca, exponiendo cara y torso al agua. Una y otra vez las olas, al llegar a la amura, y debido a la escora y  al viento, hacen saltar finísimas gotas de agua marina impregnada de sal, con olor a alga, a ozono, a mar, que impacta en mi cuerpo.

¡Que gusto, que placer!, poco a poco va subiendo la cantidad y potencia del agua que entra en contacto con mi cuerpo, de modo que me empapo entero. Pero no me importa, y disfruto con los elementos. Son sensaciones positivas, de placer, de tranquilidad, y así, navego con serenidad, paz, armonía, y sobre todo con libertad.

No existe riesgo. La fuerza del viento se mantiene, y la embarcación, en un movimiento de suave vaivén cruza rauda las escasas millas a destino. He disfrutado, me he relajado, he entrado en contacto con mi yo interior.

Quizás el yodo y el sodio contenido en el agua marina hayan ayudado a mi relax. Tal vez mis ganas de entrar en contacto directo con la madre naturaleza hayan hecho que me integre de tal modo en ella, que me haya olvidado del mundo en que vivo. Puede que otros, más prudentes, hubieran vuelto y no recorrido el camino. O que las dificultades del viento, oleaje y marea hubieran hecho a muchos abandonar y no partir.

Yo me alegro de haber reaccionado bien ante las supuestas dificultades, y haberlas utilizado para llegar a destino mucho mejor de cómo partí.
En la isla medité algunas reflexiones rodeado de gaviotas argénteas de pico amarillo, teniendo la suerte de observar a  una familia de alcatraces y varias pardelas.
Mis pensamientos me llevan a mis emociones, que son positivas y hacen sentirme bien. Doy gracias por ello y me dirijo a la embarcación para iniciar el regreso. Ahora el viento sopla de popa, por atrás. ¡Que distinto!, que fácil navegación, suave, sin contratiempos, sin dificultades… El barco parece recorrer otra ruta, pero no, es la misma, a la inversa, en el otro sentido. Las olas llegan ahora por estribor y casi no levantan espuma. El agua marina ya no me moja, no me empapa, y casi no se nota el avance del barco.

Las mismas millas, la misma ruta, el mismo barco, la misma persona, pero distinto sentido. ¡Que diferentes sensaciones!

Llego pronto a puerto. Amarro en la dársena y pienso, reflexiono sobre la experiencia recién vivida…. Medito sobre lo importante que es para todos nosotros saber navegar nuestra vida, recorrer el camino, abordar positivamente las dificultades que surgen a diario, nuestras particulares circunstancias… en los 2 sentidos, en el de la ida (en este caso exigente, difícil,  pero satisfactoria), y en el de vuelta (en este caso moderada, fácil y suave).

Parto y sueño con volver a repetir la experiencia.


Jabo 

17 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Ay, capitán, cuánto he disfrutado con su excursión marina con decirle que a mi también me ha mojado el agua... :) Besotes, M.

uxue dijo...

Increible Jabo!!

He disfrutado con tus etapas en el camino de Santiago,...pero este viaje que has hecho y cómo lo has descrito me ha encantado.
Has transmtido tus sentimientos y emociones de una manera especial, tanto por el trayecto y tu lucha con el mar, como por el viaje interior a ti mismo, que me ha emocionado.
Se ve, se palpa tu entusiasmo, tus ganas de VIVIR, sentirte cada vez mejor...y lo que más me asombra es que no te quedas sólo en ver pasar y aceptar el día a día como viene, siempre buscas algo diferente, algo que le dé sentido a lo que haces...que le dé sentido a tu vida.

Enhorabuena Jabo por hacer de tu vida algo especial, y gracias por compartir este momento con nosotros.
Un abrazo viajante!!

apm dijo...

Excelente entrada Jabo... con una reflexión que comparto de pe a pa, cada quien ha de saber navegar su vida en todo momento y en todas las circunstancias (con mar braba, con calma chica, con marejada, con marejadillas y con huracanes y tormentas), abordar positivamente las dificultades que nos surjan -porque seguro nos surgirán, siempre nos surgirán más de las que quisiéramos-, y vivir y sentir el latir de la vida tanto en caminos de ida como de vuelta, pues todos son necesarios y todos importantes.
Me ha encantao tu entrada

Mil besitos gordotes

Asun dijo...

Lo has descrito tan bien que hasta me he visto ahí en el barco contigo, contagiándome de esos momentos meditativos y de las sabias conclusiones.

¡Cuanto nos cuesta a veces ver las adversidades con ese positivismo y no dejarnos arrastrar por el decaimiento!

Un beso grande, Jabo.

Myriam dijo...

Como tan bien lo relatas, seamos capitanes de la embarcación de nuestra vida para timonear hacia el Norte en cualquier tiempo y tormenta.

Besos, Capitán.

ISA dijo...

Vaya lo siento , se me puso como bloqueado el pc y por lo visto copio varias veces el mismo comentario, intentando borrar lo repetido he borrado hasta que el que quería poner
mas o menos decía algo así...:

"Hola Javier, me encanta ver como describes tus sensaciones en ese ir y venir navegando rumbo a Izaro,se desprenden emociones muy positivas de esta lectura, al menos así lo he percibido yo también".
Un beso.
ISA

antonio dijo...

Estupendo relato Jabo!

Las dificultades nos hacen crecer aunque de vez en cuando un poquito de calma no viene nada mal :-)

Abrazos y saludos afectuosos!

mj dijo...

Genial texto, y maravillosa experiencia.
Un saludo afectuoso desde el ETERNAUTA.
MJ

luzysolyluna dijo...

JABO PRECIOSO...........
ME HA ENCANTADO.
Me alegro mucho por ti, hermosa experiencia, destaco sobre todo:
reflexiono sobre la experiencia recién vivida…. Medito sobre lo importante que es para todos nosotros saber navegar nuestra vida, recorrer el camino, abordar positivamente las dificultades que surgen a diario,
Un fuerte abrazo, me alegra verte tambien.

Adriana Alba dijo...

Una total meditación consciente Jabo!

Fuiste Uno con el Todo, el observador y lo observado.

Cuanto disfruté éste texto.

Mi abrazo amigo para ti!

Fiaris dijo...

un verdadero disfrute amigo
yo regresando por aqui por alli

Ŧirєηzє dijo...

soy mujer de tierra...el mar me inquieta y me produce cierto desasosiego...
pero leyendote..dan ganas de zarpar en ese barco... y sentir todo lo que tu describes...

un abrazo Sergio

MIMOSA dijo...

Un precioso trayecto de ida y vuelta, ambos sentidos tienen su valía, ambos su recompensa.

Hoy ha merecido el viaje por estas tierras.

Besos y un gran abrazo!

Jabo dijo...

Tenía dudas de si se entendería bien el cuento, ya que mezclé mis emociones con terminología náutica. Pero me alegra mucho ver que os ha gustado y que se entiende bien. Gracias a todos, Merche Pallarés; Uxue; Apm; Asun; Myriam; Isa; Antonio: MJ, Lucía; Adriana alba; Fiaris; Firenze y Mimosa.
Abrazo a todos. Jabo

aries dijo...

Como siempre maravilloso
Hermoso viaje que he experimentado a tu lado, una delicia en todos los sentidos
Gracias Jabo , un fuerte abrazo

Carlos Alberto dijo...

Querido amigo; que gusto leerte un viaje inolvidable para repetir...
Buena experiencia junto con el mensaje me llego al hondo.

Gracias por compartirlo un fuerte abrazo;)

Jabo dijo...

Gracias Aries y Carlos Alberto, ne agrada que os haya gustado el viaje en forma de cuento. Abrazo a ambos. Jabo