A mitad de camino






Este lugar pretende ser "una bocanada de aire fresco" para todo aquel que se acerque y participe. Un lugar de encuentro, donde se carguen las pilas con energía positiva.

Donde nos ayude a ver las cosas de otra manera, y por ende, nos haga disfrutar de la vida, nuestro mayor don.
Un sitio que te permita contactar con la naturaleza.

Trabajar los pensamientos, mejorar las emociones, disfrutar de sensaciones.... para conseguir ser feliz.

Ser positivo siempre pretende pues, dar "esa mano amiga" que en alguna ocasión todos necesitamos.







martes, 28 de febrero de 2012

Trayecto de Ida y Vuelta


Después de ver amanecer, tomé mi navío y emboqué ilusionado a la bahía pequeña situada  junto al  puerto, y de allí puse rumbo a Izaro. Seis millas me separaban de la isla. Navegué a una velocidad aproximada de 6 a 7 nudos/hora, con un viento de proa Noroeste, de fuerza 4 en la escala Beaufort. Las olas, con mar de fondo de 1,5 metros, batían la amura de babor.

Me coloco en la bañera del navío, en la popa, a barlovento, recibiendo directamente el aire fresco en la cara. La espuma mezclada con la brisa fresca rezuma y alcanza mi tez produciendo una sensación de placer. Veo la dificultad de la navegación, dudo un instante y decido continuar.

Cierro los ojos y la boca, exponiendo cara y torso al agua. Una y otra vez las olas, al llegar a la amura, y debido a la escora y  al viento, hacen saltar finísimas gotas de agua marina impregnada de sal, con olor a alga, a ozono, a mar, que impacta en mi cuerpo.

¡Que gusto, que placer!, poco a poco va subiendo la cantidad y potencia del agua que entra en contacto con mi cuerpo, de modo que me empapo entero. Pero no me importa, y disfruto con los elementos. Son sensaciones positivas, de placer, de tranquilidad, y así, navego con serenidad, paz, armonía, y sobre todo con libertad.

No existe riesgo. La fuerza del viento se mantiene, y la embarcación, en un movimiento de suave vaivén cruza rauda las escasas millas a destino. He disfrutado, me he relajado, he entrado en contacto con mi yo interior.

Quizás el yodo y el sodio contenido en el agua marina hayan ayudado a mi relax. Tal vez mis ganas de entrar en contacto directo con la madre naturaleza hayan hecho que me integre de tal modo en ella, que me haya olvidado del mundo en que vivo. Puede que otros, más prudentes, hubieran vuelto y no recorrido el camino. O que las dificultades del viento, oleaje y marea hubieran hecho a muchos abandonar y no partir.

Yo me alegro de haber reaccionado bien ante las supuestas dificultades, y haberlas utilizado para llegar a destino mucho mejor de cómo partí.
En la isla medité algunas reflexiones rodeado de gaviotas argénteas de pico amarillo, teniendo la suerte de observar a  una familia de alcatraces y varias pardelas.
Mis pensamientos me llevan a mis emociones, que son positivas y hacen sentirme bien. Doy gracias por ello y me dirijo a la embarcación para iniciar el regreso. Ahora el viento sopla de popa, por atrás. ¡Que distinto!, que fácil navegación, suave, sin contratiempos, sin dificultades… El barco parece recorrer otra ruta, pero no, es la misma, a la inversa, en el otro sentido. Las olas llegan ahora por estribor y casi no levantan espuma. El agua marina ya no me moja, no me empapa, y casi no se nota el avance del barco.

Las mismas millas, la misma ruta, el mismo barco, la misma persona, pero distinto sentido. ¡Que diferentes sensaciones!

Llego pronto a puerto. Amarro en la dársena y pienso, reflexiono sobre la experiencia recién vivida…. Medito sobre lo importante que es para todos nosotros saber navegar nuestra vida, recorrer el camino, abordar positivamente las dificultades que surgen a diario, nuestras particulares circunstancias… en los 2 sentidos, en el de la ida (en este caso exigente, difícil,  pero satisfactoria), y en el de vuelta (en este caso moderada, fácil y suave).

Parto y sueño con volver a repetir la experiencia.


Jabo 

viernes, 24 de febrero de 2012

Caminar es Compartir (VIII)

Mural en el camino

Etapa Logroño-Nájera

Dejamos atrás las nieves de mi tierra (Navarra) y nos adentramos en las viñas de la Rioja, donde pasaré las próximas 3 etapas. Esta  tiene 30 Kilómetros y la realicé solo el día 18 de febrero, con 4 grados de temperatura, partiendo del arco de la puerta del camino en Logroño, dejando atrás la iglesia de Santiago con una talla de Santiago Matamoros.


Embalse de la Grajera

Pronto alcanzamos entre cipreses y pinos el embalse de la grajera, entorno recreativo donde se me cruzó una ardilla roja y una comadreja además de ver gran cantidad de anátidas. Pasado el embalse destaca en el paisaje la gran cantidad de viñedos, ricos por la composición arcillosa del suelo con tonalidades rojizas debido al hierro que contienen y que hacen tan bueno el vino de esta tierra.


Viñedos riojanos

Subido un alto, y antes de arribar a Navarrete nos encontramos una valla metálica donde los peregrinos tienen la costumbre de colocar artesanalmente unas cruces. Es curioso puesto que hay cientos de ellas. Recuerdo la famosa frase de “Allá donde fueres haz lo que vieres”. Pongo la mía y continúo el camino, alcanzando las ruinas del Hospital de peregrinos san Juan de Acre, construido en 1185 por D.ª Mª Ramírez para curar y proteger a los peregrinos que iban a  Santiago. La portada románica del siglo XII del mismo está colocada en el cementerio de la localidad.


Hospital San Juan de Acre

Navarrete

Llego a Navarrete, pueblo medieval fundado en 976, que acogió múltiples batallas entre castellanos y navarros. Destacan los  alfareros y una iglesia portentosa, Ntra. Sra. del Sagrario, además de muchas casas decoradas con escudos o blasones.







Poyo de Roldán

Haciendo camino entre viñas llegamos al “Poyo de Roldán” próximo a Nájera, lugar donde tuvo lugar el legendario combate entre Roldán y el gigante Ferragut. Cuenta una leyenda jacobea que en su peregrinaje a Santiago, Roldan y sus caballeros se quedaron a descansar en tal lugar. Los árabes que dominaban Nájera los divisaron, y Ferragut, gigante sirio que los comandaba retó a los francos a combate, durando este 2 largos días al final de los cuales el gigante cayó encima del caballero inmovilizándolo, pero éste encontró él único lugar accesible -el ombligo-, clavándole allí su daga y matándolo. Los árabes abandonaron Nájera y Roldán se ganó la fama de mejor guerrero de la cristiandad.


Poco antes de llegar a Nájera encuentro este mural, ilustrativo del post, y que explica muy bien el sentido del camino:

Polvo, barro, sol y lluvia es Camino de Santiago.
Millares de peregrinos y más de un millón de años.
Peregrino, ¿Quien te llama? ¿Que fuerza oculta te atrae?
Ni el campo de las estrellas ni las grandes catedrales.
No es la bravura Navarra ni el vino de los riojanos.
Ni los mariscos gallegos ni los campos castellanos.
Peregrino, ¿Quien te llama? ¿Que fuerza oculta te atrae?
Ni las gentes del camino, ni las costumbres rurales.
No es la historia y la cultura, ni el gallo de la calzada.
Ni el palacio de Gaudí ni el castillo Ponferrada.
Todo lo veo al pasar y es un gozo verlo todo.
Mas la voz que a mi me llama la siento mucho más hondo.
La fuerza que a mi me empuja, la fuerza que a mi me atrae.
No se explicarla ni yo. ¡Solo el de Arriba lo sabe!


Sta Maria la Real de Nájera

Alcanzamos Nájera, también llamada Naxara, que significa entre peñas”. Esta ciudad es muy importante desde el punto de vista histórico puesto que allí reinó Sancho Garcés III, apodado el Mayor, desde 1004 a 1035, siendo impulsor de la ciudad otorgándole fueros, origen de la legislación Navarra y base del derecho nacional. Favoreció la peregrinación estableciendo albergues y hospitales y convirtiendo la ciudad en punto clave de la ruta jacobea.



Ha sido una etapa muy fructífera en la que he aprendido muchas cosas y he podido reflexionar.

Jabo








miércoles, 22 de febrero de 2012

Y a ti, ¿qué te encanta?




Encontré este mural en Viana (Navarra) haciendo el camino de Santiago, y aprovecho el mensaje que da, para comentar que es lo que me encanta.

A mí me encantan las personas naturales, francas, sinceras y positivas.
Aquellas que se ilusionan o entusiasman por algo.
Las personas que luchan, que no se rinden ante las adversidades.
Aquellas que tienen una meta, que dan un sentido a su vida.
Me encanta ponerme retos y superarlos.
Me encanta la naturaleza y las múltiples forma de vida existentes. Ver amanecer y anochecer; el verano y el invierno; el monte y la mar.
Disfruto con mi trabajo y doy gracias por la familia que me ha tocado.



Y a ti, ¿querrías decirnos que te encanta a ti?

Jabo

domingo, 19 de febrero de 2012

Caminar es Compartir (VII)


Etapa San Jean de Pie de Port-Roncesvalles

Ibañeta


Ha sido una etapa dura ya que las condiciones meteorológicas marcaban 8 grados bajo cero, aunque salió el sol que ayudó y mucho a superar la etapa. Tuve que hacerla por la carretera ya que la pista o ruta del camino estaba impracticable por el  hielo y nieve. La realicé solo, el 12 de febrero, aunque tuve la suerte de unirme al final de la misma a un japonés de 35 años, Miki, y a una italiana de 30, Paola.

Según la leyenda, Santiago, uno de los 12 apóstoles de Jesucristo, fue decapitado por Herodes en el año 43 de nuestra era y su cuerpo traído por mar a Padrón, desde donde se llevó a Compostela. Su cuerpo fue descubierto en el siglo XI y junto a  su tumba se construyó una iglesia para honrar su nombre.

Desde los primeros años del descubrimiento se observó peregrinaciones hacia aquel lugar santo. Al principio fueron los cristianos de los alrededores, y Santiago con los siglos se convertiría en el patrón de España. Los monjes franceses del Cluny de Borgoña iniciaron una serie de peregrinaciones con borgoñones, que más tarde se extendería a todos los francos. Italianos, Británicos, Germanos y Nórdicos se sumaron a los miles y miles de peregrinos que llenaban los caminos medievales. 

Muchos no llegaron a Galicia, sino que se quedaron en Navarra, Rioja y Castilla creando barrios de artesanos y artistas que enriquecieron la débil economía local y construyeron hospitales para peregrinos en muchos lugares, como por ejemplo en Roncesvalles. El arte también se vio engrandecido a lo largo del camino, como podemos comprobar en cada etapa.


El apogeo de esta “ruta medieval” tuvo lugar en los siglos XI y XII, cuando los monarcas asturianos tomaron a Santiago como patrón y protector en su lucha contra los árabes que ocupaban el sur peninsular, y Compostela se convirtió, junto a  Roma y Jerusalén en el lugar más visitado por los peregrinos medievales.

Roncesvalles-Colegiata
Roncesvalles llegó  a dar más de 20.000 comidas anuales en su hospedería.
Así pues, miles de europeos llenaron las calzadas medievales para llegar a Compostela con el objetivo de hacer penitencia para obtener el perdón por sus pecados. Algunos reyes, como Felipe II; Carlos I; los Reyes Católicos; Luis XI de Francia; Alfonso VI; artistas; santos como San francisco de Asís, obispos, nobles, religiosos y un sinfín de personas hicieron el camino, incluyendo a  bandoleros y rufianes que veían en los peregrinos a presa fáciles para su codicia.

De los 4 caminos de Francia, 3 se juntan aquí, en san Jean de pie de Port para cruzar a España a través de Roncesvalles, convirtiendo a Navarra en paso obligado de los peregrinos europeos hacia Compostela.

San Jean de Pie de Port
La etapa se inicia en el puente medieval sobre el río Nive. Allí observamos un barrio de comerciantes y artesanos que nos hace pensar en lo poco que ha cambiado este lugar y nos enfocamos a subir las montañas que separan Francia de España (tenemos que ascender desde 165 metros de cota en san Jean hasta los  1057 metros del Puerto de Ibañeta).
Valcarlos
Llegamos a Arneguy, y pronto cruzo la frontera franco española. Es una emoción pasarla a pie, y sigo hasta llegar a la primera población española, Valcarlos, donde encuentro este monumento al peregrino, realizado por el escultor Jorge Oteiza. De allí continuo ascensión de 16 Kilómetros que parece que no acaban nunca hasta Ibañeta.


En el puerto de Ibañeta tuvo lugar la famosa batalla de Roncesvalles, donde los vascones que poblaban estas tierras en el año 778 se enfrentaron y vencieron a las tropas del emperador Carlomagno en una épica batalla. Carlomagno, emperador de media Europa, se retiraba a Francia después de haber desolado Pamplona para desquitarse de su derrota frente a los árabes en Zaragoza, y se vio sorprendido por la valentía de mis antecesores, ayudados por la difícil orografía y las condiciones meteorológicas adversas. El poema “la Chanson de Roland” narra esta batalla, que supuso el prólogo de lo que varias décadas después sería el nacimiento del reino de Navarra.

En este puerto está ubicado el monumento a Roldán en recuerdo de aquellos sucesos.

Monumento a Roldán
Desciendo acompañado de Paola y Miki hasta Roncesvalles, donde nos despedimos con un hasta siempre.

Por motivos físicos, orográficos y meteorológicos, dejé esta etapa navarra para el final, cuando en realidad debe ser la primera, ya que el camino francés a Santiago se inicia aquí, en Francia, en San Jean de Pie Port, recorriendo 7 etapas hasta salir de Navarra por Logroño. Pero mi condición física, mucho mejor hoy que cuando empecé; los casi 1000 metros de desnivel que hay que superar, y el respeto a la montaña navarra con nieve y hielo aconsejaron que lo hiciese en este orden.

Ha sido sin duda la etapa más dura, pero merece la pena puesto que te llevas muchas satisfacciones. Ahora ya he recorrido las 7 etapas navarras. La próxima la iniciaré en tierras riojanas, en Logroño.

Con Miki y Paola
Jabo

jueves, 16 de febrero de 2012

Cuidar nuestra Memoria

Hace pocas fechas tuve la dicha de disfrutar de las palabras de un paisano mío de Andosilla, Leonardo Resano, experto en talleres de memoria, el cual ante una sala abarrotada de público hizo que su hora de exposición me pareciesen 5 minutos. Aprendí cosas que quiero compartir con vosotros. Os pongo un compendio de las mismas.

El cerebro necesita filtros y poder olvidar.
Una frase repetida muchas veces nos la llegamos a creer.
Lo que no se usa se atrofia, por ello es tan importante usar la cabeza. Las personas más activas y ocupadas hacen que funcionen las neuronas. Sin embargo, el stress mata las neuronas.

La memoria es la suma de nuestros recuerdos y nos convertimos en aquellas cosas de las que llenamos nuestro cerebro. Por ejemplo, un vaso lo podemos llenar de vino o de agua, y nuestro cerebro lo podemos llenar de cosas positivas, o de cosas negativas. Nosotros elegimos que pensar y que “echar” en la caja de nuestro cerebro.

La inteligencia solo avanza cuando te cuestionas las cosas.
El pensamiento preferido del hombre es uno mismo, pero cuantas más veces estés tú en tu cabeza, más problemas tendrás. Para evitarlo, hay que buscar cosas que te interesen. Es importante salir de casa y hacer movimiento físico y movimiento intelectual, porque nuestro cerebro necesita “novedades” ya que la novedad y el enfrentarse a los miedos expande el cerebro.

Es importante la atención a lo que hacemos, porque si atendemos no pensamos en nosotros.

Podemos mejorar nuestra memoria ensayando los cinco sentidos; diciendo las cosas en alto, por ejemplo  “Estoy apagando los fuegos de la cocina”; “el coche lo dejé en tal sitio”, “las llaves están ahí”, y si lo dices cantando, no se te olvida seguro, porque pones en marcha otra parte de tu cerebro.
También ocurre que la tristeza produce pérdida de neuronas, por lo que no nos sirve de nada aprender técnicas de memoria si estamos tristes. Si tenemos recuerdos que no nos gustan, es preciso solucionarlos, porque se quedan ahí, encerrados en un muro y siempre llaman a la puerta.
Hay que saber pedir ayuda, más aún en momentos duros o tristes, como un duelo y hay que salir de casa, estar con amigos, aunque no tengamos ganas.

Para estar en el presente no hay que tener recuerdos del pasado.
La memoria a corto plazo dura muy poco. Es una agenda momentánea, de 30 segundos y que recuerda muy pocos caracteres, unos 7.

¿Cómo podemos estimular nuestra mente?:
.- Introduciendo en tu vida hábitos positivos.
.- Aceptando la realidad, las cosas son... como son.
.- No decirnos a nosotros mismos…. Debería.
.- No estar ni en el pasado ni en el futuro.
.- Mantener diálogos, comunicación.
.- Relacionarse con la naturaleza.
.- Que las cosas no te posean a ti.
.- Hacer cosas distintas. Si eres diestro, dúchate con la mano izquierda.
.- Pon atención en todo lo que haces.
.- Ten objetivos a corto plazo, cumplibles.
.- Libérate  de pensamientos negativos.
.- Potencia la creatividad y la imaginación.

Jabo

lunes, 13 de febrero de 2012

Caminar es Compartir (VI)


Ya falta menos.


Etapa Roncesvalles/Zubiri

Roncesvalles-Colegiata
En el corazón del Pirineo Navarro, con todas las montañas cubiertas de un manto de nieve de 30 centímetros, a 4 grados bajo cero, frío, pero mucho ánimo, hice esta etapa de 26 kilómetros el pasado 11  de febrero. La realicé solo, aunque al final del trayecto tuve la compañía de 2 peregrinos, un suizo de 70 años y un alemán de 22.

Es mi tierra, y la adoro, pero sin duda es la etapa más bonita desde el punto de vista de la naturaleza, ya que te embebes de ella en todos sus sentidos. Al hacer  la ruta, te llenas de todo lo que te aporta el mundo natural, que es mucho si sabes apreciarlo.

Arboles de hoja caduca, en cotas altas las hayas -árbol estrella en Navarra-, y los robles, se alternan. En esta época tienen las hojas caídas y sus ramas acogen gran cantidad de nieve. También hay abetos majestuosos.Más abajo, pinos silvestres, hasta llegar a las riberas de los ríos Urrobi, Erro y Arga con alisos y abedules.

Capilla de santiago (XIII) y Silo de Carlomagno (XII)

Empecé en Roncesvalles, puerta de entrada del camino francés de Santiago en Navarra. Una luna matutina me saluda y me  anima a empezar el recorrido. Sin duda, este lugar es un hito importante en la ruta peregrina desde el siglo XI. Alberga una gran hospedería- antaño hospital de peregrinos-, fundamental para estos. Su Colegiata del siglo XIII, iglesia con la Virgen de Roncesvalles recubierta de plata, de estilo gótico borgoñón; el claustro anejo a la iglesia y la sala capitular donde fue enterrado el rey navarro Sancho VII el Fuerte, llamado así por su corpulencia y estatura  (2,25 metros). Se conservan las famosas cadenas que este rey conquistó en 1212 al rey moro Miramolín en la batalla de las navas de Tolosa. El escudo de Navarra y el de España tienen estas cadenas. También observamos el Silo de Carlomagno ( siglo XII), la capilla de Santiago ( XIII), y el museo.

En este lugar diviso este cartel tan positivo, indicador de la distancia a Santiago.

Cruz del Peregrino
casona en Burguete
Saliendo de Roncesvalles encuentro la cruz de peregrino (siglo XIV) y continuo entre nieves hacia Burguete, precioso pueblo pirenaico que junto a Espinal han recibido varios premios nacionales por su belleza. El escritor Ernest Hemingway  popularizó los famosos sanfermines de Pamplona con su novela “Fiesta”, y amante de estas tierras, las recorrió en varias ocasiones, descansando en el pirineo navarro adonde acudía a pescar, pasear y escribir.

Disfruto con las casas de Espinal y llego al puerto de Mezquiriz, en cuyo alto  encuentro una piedra con la inscripción en euskera, castellano y francés, de “Aquí se reza una salve a nuestra señora de Roncesvalles”. Hago caso al mensaje y sigo.



Erro
Alcanzo Biscarreta, donde un banco me permite descansar y entre campos y prados nevados llego a Linzoain. De allí a Erro con su iglesia picuda, subo el puerto del mismo nombre, encontrándome muchos caballos y tras pasar Agorreta, llego a  destino, Zubiri, acabando la etapa en el puente medieval de la rabia.


He disfrutado mucho en esta etapa, desde el punto de vista del exterior y del interior. Se la recomiendo a todo aquel que le guste integrarse en la naturaleza.


casa en Espinal
Jabo

viernes, 10 de febrero de 2012

Para pensar


Haciendo el camino de Santiago,encontré en el albergue de Los Arcos esta frase que comparto con vosotros.


Jabo

martes, 7 de febrero de 2012

Caminar es Compartir (V)




Camino de Santiago. Etapa Zubiri/Pamplona

-2º C; frío siberiano, nieve y hielo. Todo se ponía en contra de que hiciese esta etapa. Pero decidí realizarla el 4 de febrero, aunque peregrinaba solo, y disfrutar de las condiciones que me había tocado superar.

Y vaya si disfruté. Fue una etapa especial, de 21 kilómetros por el monte nevado, por caminos pequeños entre el río Arga y los prados cercanos.
Al estar nevando, una capa de nieve había cubierto todo, y el frío de la noche había hecho que se helasen muchas partes de  la ruta, lo cual era peligroso. De hecho, tuve 2 caídas.

Punte de la Rabia en Zubiri
Empecé en Zubiri, a mitad de camino entre Roncesvalles y Pamplona en su puente medieval, llamado puente de la rabia, pues hay una tradición que aconsejaba a los poseedores de  animales a que los  pasasen alrededor del pilar central para evitar la rabia. De allí paso la empresa magnesitas y descubro (porque me pierdo), 2 balsas que desconocía.
Sigo por caminos estrechos nevados y helados, con cuidado y paso por pequeños pueblicos,  Illaratz; Esquirotz; Larrasoaña; Zurian; Ilurdoz; Iroz y Zabaldika  entrañables todos ellos, de los que no hay ni un alma en la calle debido al frío, mientras acompaño el bajar de las aguas  del río Arga.
Me entretengo con un caballo que pasta en el prado, le doy parte de mi bocadillo, y sigo entre la nevada, que va a más.

Río Arga
Llego al área de descanso de Zabaldika donde podemos descansar y cerca de allí encuentro una cruz que indica que allí en 2006 murió la peregrina Rossana, de Verona (Italia). Descanse en paz. Continúo y alcanzo el puente de Iturgaiz, donde el camino tiene 2 rutas distintas. Una lleva al peregrino a través del paseo fluvial del río Arga; la segunda le lleva por el monte, siendo esta última la aconsejable pues es el camino histórico. 

Claustro Catedral
Alcanzo Arre, con su puente de la Trinidad, Villava; Burlada y ya Pamplona, mi casa, donde destaca la catedral, de fachada neoclásica, con un espectacular claustro. Es digno de visitar el mausoleo de los reyes Carlos III El Noble y Leonor de Trastámara, la campana de 12 toneladas, siendo la 2ª de España y el retablo de las Navas de Tolosa.
Plaza del Ayuntamiento

La plaza del castillo, la del Ayuntamiento, las callejuelas, son dignas, así como su casco histórico de ser paseadas y conocidas.

Fue una etapa dura por las condiciones meteorológicas que me tocaron en suerte, pero espléndida por todo lo que me aportó.



Jabo



Jabo